Beneficios de los besos

Besos

Beneficios de los besos

Si el primer beso no te gusta,  tienes el derecho de  coger tus labios, y el resto de ti, y llevarlos a otro lugar.

El contacto de los labios no sólo es una de las formas más íntimas y placenteras de manifestar el amor y alimentar la pasión. Besar también es fuente de salud y de bienestar.

Los besos son necesarios para la salud a todas las edades, pero sobre todo para los niños. Una de las comunicaciones emocionales más importantes que puede recibir el cerebro en formación de un niño es la del beso de sus padres. Los niños que crecen sin besos se desarrollan peor, llegan a ser menos inteligentes y tienen mayor riesgo de estrés y enfermedades.

Besar reduce la presión arterial. Cuando se besa de forma apasionada, los latidos de tu corazón aumentan, los vasos sanguíneos  se dilatan y hacen que la sangre fluya de una forma saludable, bombeándola  a todos los órganos vitales. Por tanto, besarse es  un buen entrenamiento  para tu corazón y para el resto de tu organismo. Al acelerarse la velocidad respiratoria y el flujo sanguíneo, se inflama una parte de la mucosa nasal, lo que potencia la capacidad olfativa.

El beso es un gran liberador de hormonas. Cuando besamos, se produce una liberación de adrenalina y noradrenalina en el torrente sanguíneo, aumentando el ritmo cardiaco y el pulso que puede pasar de 75 a 150, lo que provoca una serie de cambios físicos y psicológicos, aportándonos mucha energía física y mental.

Un buen  beso a la persona adecuada reduce los niveles  de cortisol que es la hormona del estrés,  eliminando así la energía negativa acumulada.

Al besar también se produce una liberación de endorfinas que son unas sustancias hormonales, que libera el propio organismo en la sangre y tiene propiedades analgésicas similares a las de la morfina. Las endorfinas  ayudan a combatir la depresión y reducen el dolor.

Besar refuerza los lazos y amplifica las tres hormonas implicadas en la felicidad serotonina, dopamina y oxitocina (que es la molécula que se asocia con el amor, el cariño y el contacto físico con los demás y que está presente también durante los orgasmos, el parto y el amamantamiento). Estos químicos provocan sensaciones de bienestar,  restablecen y revitalizan, convirtiendo al beso en el elixir que necesitas para sentirte mejor y sentir más amor por la otra persona.

El beso es estimulante del humor, es un acto divertido y una forma de conectar con la persona que te gusta.

El beso adelgaza. Un beso puede quemar de dos a tres calorías por minuto y una sesión de besos vigorosa puede quemar de 8 a 16 calorías por beso, eso sí,  para quemar esas calorías, es necesario besar apasionadamente.

Aumenta los niveles de autoestima, pues hace que nos sintamos amados y conectados con nuestra pareja.

Disminuye los niveles de colesterol en el sistema cardiovascular y el mejoramiento de las funciones metabólicas. Los besos estimulan el sistema inmunológico del cuerpo, es decir, ayudan a proteger de enfermedades.

Besar elimina los calambres y dolores de cabeza, de tal manera que se podría reemplazar la famosa excusa de “esta noche no, que me duele la cabeza”, por “tengo dolor de cabeza ¡Dame un beso!”.

Besar combate las caries. Al besar, la boca segrega más saliva, ayudando a eliminar la placa y bacterias de los dientes disminuyen el riesgo de sufrir caries y mal aliento.

Besar reduce las arrugas al producir un  estiramiento facial ya que los 30 músculos faciales que participan en un beso se tensan y se tonifican, mejorando notablemente la apariencia de la piel, haciendo que tu cara luzca sana y joven.

Al besar se obtiene información genética y grado de  compatibilidad de un posible compañero sexual  antes de  involucrarte emocionalmente. Al ser el beso  el mejor preludio del sexo, la  frecuencia en los besos suele delatar complicidad y compenetración en la pareja.

El beso es la puerta de la sensualidad y el romanticismo, por lo que si se hace bien, las probabilidades de un gran encuentro sexual aumentan.

Besarse aumenta el vínculo entre dos personas y mantiene unida  a la pareja a largo plazo  ya que involucra los tres tipos principales de atracción que tienen los seres humanos: la atracción sexual –regida por la testosterona–, el amor romántico –que se rige por la dopamina– y el apego –que consiste en productos químicos como la oxitocina que fomentan la unión–.

Fomenta la procreación. Según la filematología se entiende que el contacto boca a boca hace que nos podamos pasar información esencial para saber si elegimos correctamente a nuestra pareja, enviar señales químicas y fomentar las relaciones a largo plazo. Todo esto es fundamental para el fin primordial de la naturaleza: procrear. En general, las mujeres eligen mediante esta acción al hombre que tenga un sistema inmune diferente al propio para “mejorar la especie”.

 

Teresa Vallejo Laso                             

 

 

Si te ha parecido interesante compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditDigg thisEmail this to someone