TICS Y HÁBITOS NERVIOSOS

Los tics y hábitos nerviosos son relativamente frecuentes en niños y adolescentes, siendo los hábitos nerviosos que han obtenido una mayor atención clínica la tricotilomanía (arrancarse el cabello) y la onicofagia: (morderse las uñas). Los trastornos por tics más investigados son: El síndrome de la Tourette: (ladrar, aullar, carraspear, caminar dando saltos o girando sobre sí mismo). Tics motores o vocales crónicos y el trastorno por tics transitorios.

LOS TICS

Los tics son movimientos motores o vocalizaciones involuntarias, súbitas, rápidas, recurrentes, no rítmicas y estereotipadas. La frecuencia de los tics y el malestar que ocasionan puede cambiar dependiendo del tipo de situación., y suelen agravarse durante periodos de ansiedad excesiva y estrés.

TIPOS DE TICS
MOTORES VOCALES
SIMPLES
  • Parpadear
  • Realizar muecas faciales
  • Arrugar la nariz
  • Levantar los hombros
  • Torcer el cuello
  • Aclarar la garganta
  • Olisquear
  • Soplar
  • Gorjear
  • Silbar
COMPLEJOS
  • Olisquear repetidamente un objeto
  • Gesticular con las manos
  • Girar sobre si mismo al caminar
  • Pisar fuertemente contra el suelo
  • Saltar
  • Dar pasos hacia atrás
  • Doblar las rodillas
  • Cambiar súbitamente y sin sentido el tono o volumen del habla
  • Palilalia (repetir los propios sonidos o palabras)
  • Ecolalia (repetir el último sonido, palabra o frase oída)
  • Coprolalia (expresar súbita e inadecuadamente una palabra o frase obscena)

Los tics simples suelen durar unas décimas de segundo e implican solo a unos pocos músculos o sonidos simples.

Los tics complejos duran aproximadamente dos segundos e implican a múltiples grupos de músculos.

HÁBITOS NERVIOSOS

Los hábitos nerviosos son movimientos motores complejos, repetitivos, impulsivos y sin función.

Tricotilomanía

Se caracteriza por el arrancamiento de cabello, lo que da lugar a una pérdida significativa de éste y que produce en la persona un  gran malestar. Las zonas corporales más afectadas son la cabeza, cejas y pestañas y otras menos frecuentes como la zona axilar y púbica. La persona siente una tensión antes de arrancarse el pelo o cuando se intenta resistir a este comportamiento, sintiendo un gran alivio, bienestar o gratificación después de haber realizado este comportamiento. La tricofagia (comer cabellos) es un trastorno asociado que lo agrava, ya que quienes lo padecen pueden sufrir anemia, obstrucción abdominal y vómitos.

La mayor incidencia de este trastorno se produce en dos momentos: entre los 5 y 8 años y a los 13 años.

Onicofagia

Es un hábito nervioso caracterizado por la costumbre persistente de morderse las uñas, revisando, tocando y mirando constantemente sus uñas en busca de asperezas para igualarlas, utilizando las uñas de sus pulgares para cortar las uñas de otros dedos o con la piel que rodea las uñas de los dedos, morderse los padrastros o la piel de la parte anterior de la mano.

La onicofagia afecta a la estética de las uñas, dedos y dientes, llegando a tener consecuencias como dolor, heridas e infecciones en los dedos, labios cortados, etc. También puede llegar a generar malestar emocional como tristeza, vergüenza enfado, etc., pudiendo ir acompañados de críticas o burlas por partes de familiares, amigos y compañeros de clase.

Suele aparecer después de los 3 años de edad.