Alineación Monoparental

El síndrome de alienación parental, se puede definir  como una respuesta de contexto familiar, en la cual el niño, de forma permanente e injustificada, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores, generalmente, pero no exclusivamente al padre, hecho que produce una perturbación en el niño y que  obstruye la relación con el progenitor, resultando destruida en los casos más severos. La alienación parental significa daños y perjuicios a la relación niño-padre (madre), y es perjudicial al interés superior del niño,  por lo que debe considerarse una forma de maltrato infantil.

Síntomas del Síndrome de Alienación Parental

El niño está alineado con uno de los progenitores (generalmente la madre) en una campaña de denigración contra el otro progenitor (generalmente el padre), en la que el niño contribuye activamente.

  • Las razones alegadas para justificar el descrédito del padre objeto, son a menudo débiles, frívolas o absurdas.
  • La animadversión hacia el padre rechazado carece de la ambivalencia normal en las relaciones humanas (experiencia de tener pensamientos y/o emociones  positivas y negativas hacia el padre (o la madre). Un ejemplo común de ambivalencia es sentir a la vez amor y odio por una persona).
  • El niño afirma que la decisión de rechazar al padre objeto es exclusivamente propia (fenómeno del “pensador independiente”)
  •  El niño apoya incondicionalmente al progenitor con el que está alineado.
  • El niño expresa desprecio sin culpa por el odio hacia el padre objeto.
  • Se evidencian “escenarios prestados”, por ejemplo, las afirmaciones del niño reflejan temas y terminologías propias del progenitor alienador.
  • En los niños puede detectarse cuando éstos no pueden dar razones o dan explicaciones absurdas e incoherentes para justificar el rechazo; y también si utilizan frases o palabras impropias de su edad, como diálogos similares o idénticos al del progenitor «alienador», llegando incluso a inventar y mencionar situaciones de abuso o maltrato que jamás han sucedido.

¿Quién es un progenitor alienador?

  • Impide que el otro progenitor  vea a sus hijos o pueda convivir con ellos.
  • Opera con gran resistencia al examen de un experto independiente (quien podría destapar sus manipulaciones) y no obedece las sentencias de los tribunales
  • Es muy convincente en su desamparo y en sus descripciones.
  • Captura el control total de sus hijos, y esto es para el progenitor alienador, una cuestión de vida o muerte.
  • Cuenta con el apoyo de los miembros de su familia, que fortalecen sus sentimientos, respecto a “tener la razón” y conducen al hijo a odiar y rechazar al padre.
  • Se ve como víctima, tratado injustamente y cruelmente por el otro progenitor, del cual se quiere vengar, haciendo creer a los hijos que el otro tiene toda la culpa, ejerciendo “persuasión coercitiva”.
  • Una persona sobre protectora, que puede estar cegado por su rabia, provocado por celos o por despecho.
  • Desvaloriza e insulta al otro progenitor en presencia del hijo.
  • Implica al propio entorno familiar y a los amigos en los ataques al excónyuge.
  • Subestima o ridiculiza los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.
  • Incentiva o premia la conducta despectiva y de rechazo hacia el otro progenitor.
  • Influye en los niños con mentiras sobre el otro progenitor llegando a asustarlos.
  • Venganza. Es una de las razones más comunes y poderosas que los progenitores tienen a la hora de adoptar un comportamiento alienador y constituye la única opción viable en respuesta a los sentimientos heridos por el divorcio.
  • Necesidad de Controlar y Dominar. Algunos progenitores están impulsados de una necesidad incontrolable de influencia y dominio, que les proporciona la doble gratificación de mantener el poder sobre el niño y  sobre el ex cónyuge, cuyo régimen de visitas y relaciones con el niño resulta frustrado por las maniobras de control del padre alienador

Consecuencias

Los niños que sufren este síndrome padecen perturbaciones y disfunciones debido a que sus propios procesos de razonamiento han sido interrumpidos o coaccionados. Los menores que sufren esto, relacionan sus frustraciones con los pensamientos o recuerdos asociados al progenitor alienado, y por tanto desarrollarán conforme vayan creciendo, tendencia a proyectar toda su negatividad psicológica sobre la imagen que tienen de tal progenitor, lo que termina por destruirla y por extensión a la relación.

Repercusiones a nivel psicológico de las situaciones de monoparentalidad

0-3 años de edad
  • Trastornos del comportamiento
  • Regresión y estancamiento en hábitos adquiridos
  • Estancamiento en las adquisiciones cognitivas
  • Síntomas de expresión corporal (somatofuncionales)
3-5 años de edad
  • Ansiedad e inestabilidad
  • Temores fóbicos
  • Fantasías de abandono y muerte de los progenitores
  • Manifestaciones de autopunición y culpabilidad
  • Inadaptación escolar
  • Tristeza
A partir de los 6 años de edad
  • Sentimientos depresivos
  • Sentimientos de abandono y carencia afectiva
  • Manifestaciones de agresividad e ira
  • Dificultades en el rendimiento escolar
  • Dificultades en sus relaciones sociales
  • Comportamiento hipermaduro
  • Ausencia de quejas
  • Responsabilidad y brillantez en el ámbito escolar
Periodo de la pubertad y adolescencia
  • Sentimientos de inseguridad, depresión y malestar narcisista
  • Quejas somáticas múltiples
  • Trastornos del comportamiento
  • Actitudes de pasividad y desinterés
  • Tendencia al autosabotaje y al fracaso
  • Conductas delictivas
  • Consumo de tóxicos
  • Tendencias auto y heteroagresivas
A largo plazo: En la juventud y periodo adulto
  • Mayores sentimientos de inseguridad
  • Ansiedad en las relaciones interpersonales
  • Miedo al fracaso en las relaciones de pareja
  • Intensa lucha interna por no repetir las situaciones familiares de su infancia
  • Frecuentes conductas impulsivas en las relaciones de pareja
  • Mayor tendencia a repetir algunas situaciones como el divorcio